La segunda semana de cualquier curso es fundamental para afianzar la confianza. Los conocimientos básicos que se adquirieron durante la primera semana ya no son tan básicos, ya no son tan complicados ni escurridizos. Lo que el primer día parecía una quimera ahora se presenta como algo manejable, y esto ayuda enormemente a la hora de valorar el progreso que se está consiguiendo.

Los temas impartidos cada vez son más avanzados, y las prácticas que se tienen que realizar se vuelven más retadoras. En esta segunda semana, nuestros alumnos han ido profundizando en HTML y CSS y han comenzado con los fundamentos de la programación: variables, condicionales y bucles en JavaScript, el lenguaje que utilizarán durante todo el Bootcamp. Aunque JavaScript, visualmente, es algo menos agradecido, los alumnos empiezan a comprender los entresijos de la programación y a adquirir el pensamiento lógico.  

Jacobo Ochando, uno de nuestros alumnos, nos explica que las aplicaciones que ha ido programando esta semana con HTML y CSS son más tangibles y complejas, lo cual resulta bastante gratificante. Además, los alumnos pueden ir confeccionando su portfolio progresivamente al ir subiendo los ejercicios que realizan a sus GitHub personales.

Celia Rozalén, otra de nuestras alumnas, ya poseía conocimientos previos de front-end antes de comenzar el Bootcamp de Codenotch. Como sus conocimientos sobre programación básica son más avanzados, los profesores y el Sherpa la retan con ejercicios más complejos. Si bien todos los alumnos tuvieron que programar diferentes figuras usando Canvas y SVG, Celia decidió adentrarse en figuras más complicadas, como un Homer Simpson hecho 100% con CSS. También está encantada de poder ayudar a sus compañeros durante este módulo; “ya me ayudarán ellos a mí en los siguientes”, nos dice.

Codenotch Homer simpson

Los alumnos están utilizando todas las estancias de la Home of Coders. Después del repaso matutino que hacen con el Sherpa, los alumnos se separan, individualmente o en pequeños grupos, y se esparcen por los diferentes espacios de la casa. Desde el salón, ideal para compartir ideas en grupos, pasando por el banco de cesped made-in-Codenotch, perfecto para relajarse mientras se programa, hasta el aula, donde se puede hacer uso de una doble pantalla, los alumnos tienen la posibilidad de elegir el espacio que mejor se adapta a sus necesidades. También pueden bajar al sótano para jugar una partida de ping pong, un futbolín o unos dardos y así relajarse unos minutos y despejar la mente para después continuar con las pilas recargadas.

Al final de la semana se organizó una actividad para poner en práctica todo lo aprendido hasta el momento. Se formaron cuatro equipos: cada uno de los grupos tendrá que proponer un reto que el resto de equipos deberá resolver durante la siguiente semana. Por supuesto, en Codenotch Live os contaremos y mostraremos el resultado en el blog de la próxima semana.