La semana pasada dejábamos a nuestros alumnos en mitad del módulo de SQL, impartido por el profesor Javier Pérez. Los primeros días de esta octava semana se adentraron en temas más complejos del mundo de este lenguaje de base datos, el más utilizado del mundo y cuya vigencia data alrededor del año 70. Por ejemplo aprendieron a usar las sentencias JOIN, una parte más complicada de SQL, y a la vez la más importante de todas, pues desata todo el verdadero poder de la gestión de bases de datos relacionales. Las sentencias JOIN sirven para hacer una consulta de una manera optimizada; tienen un mejor rendimiento que las consultas a dos tablas o más y por eso es imprescindible que los alumnos conozcan esta forma de trabajar, pues es la manera en la que todas las empresas trabajan hoy en día.

También aprendieron a utilizar las consultas preparadas, un conocimiento fundamental para mejorar la seguridad de una base de datos. Gracias a estas consultas podemos evitar que un hacker haga un SQL injection y acceda a los datos, poniendo en compromiso la privacidad y la seguridad de nuestros usuarios. Asimismo, Javier les enseñó a utilizar las transacciones. Las transacciones son unas consultas que dependen una de otra y que, por lo tanto, se realizan dentro de un bloque: se ejecutan o todas o ninguna.

Hicieron ejercicios para afianzar todos los conocimientos aprendidos durante el módulo de SQL. Para ello utilizaron las bases de datos que habían creado a lo largo del módulo, como la de una escuela similar a Codenotch o la de un museo, y utilizaron todo tipo de secuencias para acceder, modificar o eliminar los datos. Con esto se dio por concluido el módulo impartido por Javier, quien se ha tomado una semana de vacaciones de su puesto en Fashiola (vertical de moda) porque, como él dice, «Codenotch es una iniciativa en la que merece la pena participar como docente y por la que apuesto fírmemente, como candidata a convertirse en el mejor Bootcamp de la ciudad muy pronto». Sin duda, poder contar con profesionales en activo de la talla de Javier hace que el nivel del equipo docente de Codenotch se eleve por encima del de la media, puesto que los docentes, al ser programadores en activo, siguen en contacto con la realidad de trabajar como programador. Enfrentarse día tras día a los retos que uno se encuentra en esta profesión, es los que le obliga a uno a estar en constante reciclaje y aprendizaje, con la actualización de conocimiento que ello conlleva. En Codenotch damos mucho valor a este aspecto del docente pues sabemos que es la única manera de ser apto para enseñar a quien está aprendiendo una profesión que requiere de la más alta cualificación para poder aportar valor a una empresa desde el día uno de su incorporación como desarrollador junior.

Sin demasiado tiempo para relajarse, al día siguiente comenzaron el módulo de Angular/Ionic con Williams Aguilera. Williams trabaja como Technical Lead en Cloid.iq, una plataforma para mejorar el customer journey, donde se dedica a optimizar y escalar el producto de la empresa. Williams posee una amplia experiencia como programador front end, en concreto en Angular e Ionic, aunque no deja de conocer las diferentes alternativas del mercado, lo cual le ayuda a saber identificar los puntos fuertes y los puntos débiles de una gran variedad de tecnologías.

Los alumnos enseguida dieron sus primeros pasos con Angular. Gracias a Angular CLI, crearon su primera aplicación: un “hola mundo” de Angular que se genera de manera automática al crear una nueva aplicación. Durante la primera clase, Williams les enseñó cómo funcionaba el Framework y les dio varios consejos para poder trabajar de una manera eficaz.

El viernes por la mañana hicimos un break pero aún así algunos alumnos acudieron a la ‘Home of Coders’ a trabajar de manera individual. Esa es la actitud cuando quieres hacer un cambio en tu vida como es el caso de nuestros estudiantes, y sin duda es lo que en la escuela esperamos de ellos, esfuerzo y dedicación plena. Por la tarde era el momento de conocer a la persona que será el mentor de su proyecto final durante las tres últimas semanas del bootcamp, Julio Mateos. Julio es un ingeniero con más de 25 años a sus espaldas trabajando en compañías como IBM, Compaq o HP, donde actualmente es jefe de proyecto y tiene a decenas de desarrolladores a su cargo. Él es quien mentoriza a los alumnos del bootcamp en el desarrollo de la idea de negocio real que llevan a cabo como proyecto final del programa, durante el cual toma el rol de jefe de proyecto y, a través de las metodologías ágiles, se encarga de que los alumnos ejecuten su proyecto como si estuvieran en una empresa real. Para prepararles para dicho proyecto, comenzó impartiéndoles un taller de Dev-ops y de metodologías ágiles. En este workshop, los alumnos aprendieron cómo se trabaja en las empresas modernas y cómo es la situación actual del mercado al que van a salir de forma inminente. Julio también les explicó cómo van a trabajar en el proyecto final del Bootcamp, que dará comienzo el 22 de marzo, justo al término de las clases de Williams. Javier Marzán, uno de nuestros alumnos, nos cuenta qué le pareció el workshop: “fue muy interesante la verdad; en el Bootcamp aprendemos las tecnologías y cómo utilizarlas, pero estos workshops nos enseñan lo que nos vamos a encontrar cuando estemos en una empresa. Probablemente, si no aprendiéramos esto, estaríamos bastante perdidos cuando entráramos a trabajar. Julio Mateos nos transmitió su experiencia con un entusiasmo que se contagiaba rápidamamente; se notaba que lleva muchos años en el mundillo y que conoce a la perfección su funcionamiento, por lo que los consejos que compartía con nosotros eran siempre interesantes”.

La semana que viene continuarán afianzando el conocimiento de Angular y empezarán con la programación móvil gracias a Ionic, un framework que permite hacer aplicaciones híbridas multiplataforma. Desde Codenotch Live, por supuesto, os mantendremos al tanto de las aplicaciones que vayan desarrollando.