¿Cómo será el futuro del trabajo?. Los tiempos han cambiado y, con ello, el ritmo de la evolución tecnológica va mucho más rápido que nosotros. El riesgo de la obsolescencia es aún mayor que en el pasado, lo que nos indica que debemos estar siempre en “modo actualización”, preparándonos para las nuevas realidades que llegarán al ámbito profesional. ¿Quieres conocerlas? Enseguida te las contamos.

Antes se hablaba del futuro como algo muy lejano; hoy no hablamos de él, vivimos con él. La digitalización ha impactado todos los aspectos de nuestra vida, abriendo espacio a la conectividad, la automatización, la robótica, la inteligencia artificial (IA) y la diversidad, pero sobre todo, el conocimiento. Nuevos modelos de organización comienzan a ser tendencia en el mundo, reinventando la dinámica del mercado y trayendo consigo la nueva realidad laboral.

¿A qué se deben estos cambios en el mercado laboral actual y futuro?

Si algo es una realidad es que el trabajo “para toda la vida” no existe. Eso muy bien nos lo han enseñado los millennials, quienes –según la consultora de empleo Deloitte– tienen el hábito de cambiar de trabajo cada 28 meses y, además, representarán el 75% de la base de talento en 2025. Pues bien, el entorno empresarial no solo es consciente de la existencia de esta generación, sino también de lo que piensa, y es en parte por esta razón que se ha replanteado la dinámica laboral.

La nueva realidad propone dos escenarios completamente disruptivos: el fin del desarrollo del plan de carrera dentro de una compañía y el surgimiento de nuevos factores clave que garantizarán el éxito en las carreras profesionales. Competencias como la flexibilidad y la fácil adaptación al cambio, así como la importancia de la formación y valores como la honestidad harán parte de estos nuevos factores preponderantes que marcarán la diferencia en el entorno laboral, todo esto debido al impacto de los perfiles profesionales más demandados hoy en día.

Gracias a la digitalización, la generación de datos y de información es imparable, así como lo es la evolución tecnológica. De ahí que adquieran protagonismo conceptos como la inteligencia artificial (IA) y el big data, y con estos la demanda de analistas y expertos en big data, desarrollo de software y analítica y ciberseguridad.

Según la consultora Mckinsey, el 40% de las empresas europeas busca, ¡pero no encuentra!, profesionales capacitados para las vacantes con perfil tecnológico actualmente. De ahí la necesidad de formarse en alguna de estas áreas. Pero el cambio no solo afecta a los profesionales que buscan trabajo, sino a las empresas, que han tenido que plantear nuevos modelos de organización, desde el reclutamiento, liderado por el departamento de recursos humanos, que ahora está enfocado en la contratación de empleados para desempeñarse en una función concreta. En cuanto al desempeño, dentro de las organizaciones se promoverán los equipos de autogestión, que permiten reasignar las funciones y los roles de los trabajadores según las demandas de la compañía.

Ahora, ¿cómo quieres que te vea el mercado laboral? Es hora de darle play a tu rumbo profesional formándote en nuevas áreas y siendo parte de ese equilibrio dinámico entre las nuevas demandas y el profesional que puede satisfacerlas. ¡Adáptate a los entornos de trabajo y continúa ofreciendo valor en la era digital!