Si partimos de un concepto básico, entenderemos que las aplicaciones de la programación  son infinitas, porque, si al programar le estamos dando las instrucciones al ordenador para que desarrolle algo, estamos frente a miles –no, ¡millones!– de posibilidades. Áreas como el diseño, la ciencia, la tecnología, el marketing y el entretenimiento, entre otras, descubren a diario su potencial. ¿Te gustaría saber cómo? ¡Entérate aquí!

Seguramente hayas escuchado que a través de la programación se pueden crear aplicaciones web o móviles, pero esos son tan solo algunos ejemplos porque, como anticipé en otro artículo del blog, la programación es una fuente de trabajo casi ilimitada en muchas áreas. Y es que Internet, aparte de ser un inmenso mar de información, también es un escenario para la expresión artística. ¡De verdad que hay verdaderas obras de arte escondidas detrás de un .com!

El diseño web

La programación es el complemento perfecto del arte; las dos disciplinas tienen en común la creatividad: tanto en el arte como en la programación puedes crear lo que se te ocurra. Al contrario de lo que puedes estar pensando, no es muy complicado de aprender. A continuación, describo las habilidades que un diseñador o artista debería desarrollar para hacer lo que yo llamo “arte virtual”.

HTML5, el lenguaje de programación o, mejor dicho, el lenguaje de marcas usado en la wwwTodas las aplicaciones web, sin excepción, están programadas en este lenguaje (YouTube, Google, Amazon, etc.). Es el esqueleto o la estructura para construir un sitio web. Eso sí, es necesario tener en cuenta que nadie en su sano juicio –o por lo menos no los diseñadores– haría una página web solo con HTML5, pues los estilos predeterminados son muy simples.

CSS3 es la varita mágica que hace que ese esqueleto se convierta en una bella construcción, porque CSS3 actúa en una capa superior de la aplicación. El trabajo de este lenguaje es embellecer cada uno de los elementos que se pueden codificar con HTML5. Además, es un lenguaje muy flexible que ha permitido crear frameworks tan conocidos y usados como Bootstrap o Material Design.

JavaScript, el famoso lenguaje del que todo el mundo está hablando –incluidos nosotros–, es una tecnología que cualquier diseñador que quiera programar debería aprender porque sus webs van a pasar de ser bellas obras de arte a ser algo más, a estar vivas. Permite añadir elementos musicales, hacer animaciones y también modificar los elementos para sacarle el máximo partido a CSS3 y HTML5.

El mundo de los videojuegos

Este sector está en auge y requiere muchos artistas y diseñadores, por tal razón saber programar en este campo es algo casi obligatorio, más si tu intención es trabajar para una de las –cada día más numerosas– startups que se dedican al mundo de los videojuegos.

Si te interesa este campo, los lenguajes más recomendados para aprender a programar son JavaScript y C++. El primero es un lenguaje más amigable y, por lo que a mí respecta, es por donde deberías empezar. Eso, combinado con un profundo conocimiento en alguno de los motores de videojuegos más famosos como Unity o Unreal Engine, va a provocar que seas imparable y que consigas un trabajo entretenido y bien pagado.

El marketingdigital

Esta disciplina ha revolucionado el marketingpuro. Con el big data se pueden hacer muchas cosas de cara al marketing. Utilizando las redes sociales se pueden analizar modas, hábitos de compra y más parámetros útiles sobre retail. Las herramientas que analizan el tráfico de las webs y los ratios de conversión de los banners están dominando el marketing digital. Así es, hablo de Google Analytics, Facebook ads y Feedly, entre otras. Todas estas son programaciones complejas, pero son desarrollos que tú mismo podrías hacer con dedicación. A continuación voy a explicar de forma técnica como funciona Google –y más adelante, Google Analytics– con el fin de demostrar lo útil que puede ser saber programar en este ámbito.

Google es el motor de búsqueda por excelencia. Cuando se creó, la gente quedó anonadada por la idea y su ejecución. A nivel de programación, no es más que una gigantesca base de datos: almacena las páginas web junto con unos parámetros que dictan la calidad de la página web en cuestión para que un sistema de distribución basado en palabras clave y en los parámetros citados con anterioridad le permitan al usuario encontrar la página que necesita.

¿Cómo funciona Google Analytics?Normalmente usamos la herramienta para sacar conclusiones en función de la información que nos muestra, pero ¿te has parado a pensar cómo se implementa esta herramienta en la web a analizar? o ¿cómo hace Google Analytics para sacar toda esa información? La primera pregunta tiene fácil respuesta, Google Analytics es una librería de JavaScript, y es tan sencillo como agregar el siguiente código:

aplicabilidad de la programacion

La segunda pregunta es mucho más compleja, pero a grosso modo se basa en el análisis de la red. Google Analytics recopila información de tres sitios diferentes:

  • La solicitud HTTP del usuario: de modo que trazando la petición http se pueden sacar informaciones tan vitales como de dónde viene la petición. También se hace aquí la cuenta de la audiencia.
  • La información del navegador o del sistema: de esta forma se puede saber si el tráfico viene de un ordenador o un móvil, de Windows, Mac o Linux.
  • Cookies propias: de esta manera se puede saber el tiempo de navegación del usuario y sus datos demográficos.

Si te ha gustado este artículo no dudes en ver nuestros anteriores post aquí.